top of page

Retiro: RESPIRACIÓN VERDADERA, AUTÉNTICA y SALUDABLE,19, 20 y 21 de Julio.

Actualizado: hace 4 días





  • Si mucha gente supiera lo mal que respira y lo bien que podría respirar, lograría mucha salud física y psicoemocional.

  • Cuando la respiración es natural, sin bloqueos, libre en su funcionamiento, es la madre de las medicinas.


  • El encuentro es para lograr mayor salud física y psico-emocional. Conocer como es la respiración de cada persona y la forma natural de respirar.

  • Quien conoce su respiración se conoce a sí mismo.



Taller en una casa de campo: respiración, cuerpo, movimiento, voz, el arte de

caminar y, el huerto como metáfora.


En Aranda de Duero (Burgos)

Retiro fin de semana: 5, 6 y 7 de abril,:200€

Máximo 7 participantes

Llegada el viernes por la tarde,

Salida el domingo por la tarde después de comer.

Incluye: habitación individual, manutención y taller. ANOTARSEEMAIL

Carlo Velasco. Psicólogo.

Comenzó a trabajar y estuvo laborando en el huerto desde los 6 hasta los 18 años.

El contacto con la naturaleza le permitió contemplar en intimidad las múltiples señales que se desplegaban ante su mirada de asombro y comprensión de la existencia en la vida cotidiana.

En la actualidad, sigue desvelando los signos del Creador en el huerto, cultivando la noble postura, la respiración, el movimiento corporal armonioso y la apertura del corazón.


Autor de LAS ENSEÑANZAS DEL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA 15ª edición. Obelisco.


TALLER DE AUTOCONOCIMIENTO desde la RESPIRACIÓN, MOVIMIENTO CORPORAL, la VOZ y la MECÁNICA de la MARCHA.

-VOLVER a la RESPIRACIÓN NATURAL ES MEDICINA para el cuerpo, la mente y el espíritu.

-CONSCIENCIA CORPORAL. El cuerpo como una herramienta de autoconocimiento. Escuchar su sabiduría. Descubrir el movimiento primal y auténtico.

-Encontrar la voz natural que duerme en el fondo de uno mismo

-PSICOTERAPIA desde la PSICOTERAPIA INTEGRATIVA y TRANSPERSONAL

-MECÁNICA DE LA MARCHA. Los grandes beneficios de andar correctamente. Fácil de aprender y practicar en lo cotidiano


ACTIVIDADES DE CADA DÍA:

VIERNES: Llegada a partir de las 18h

SÁBADO:

- 09h. Ejercicio físico y evaluación de la respiración y del cuerpo, como respira cada persona y estado del cuerpo

- 10h. Desayuno

- 11-12h Espacio terapéutico

- 12-14h. Dos horas. Tiempo en algunas actividades de la huerta, con el fin de conocer el cuerpo, su postura, movimiento y estado vitál y energético, con el de lograr una forma natural y saludable. Nos servirá para la vida cotidiana. Cada media hora se hace una parada para integrar las experiencias del cuerpo, la respiración y aspectos de la huerta.

- 15h comida y siesta

- 17,30- 21.30. 4 Horas. Taller-laboratorio: respiración, cuerpo, movimiento y proceso terapéutico.

- Cena: 22h


DOMINGO:

- 09h. Ejercicio físico y evaluación de la respiración y del cuerpo, como respira cada persona y estado del cuerpo

- 10h. Desayuno

- 11-14h Espacio terapéutico

- 14.30h Comida.


Se colabora en el servicio de la mesa, de la cocina y en la limpieza de la casa, desde un conocimiento de colaboración en la vida cotidiana, en armonía del grupo.

El lema es: uno para todos y todos para uno


Dirige el taller: Carlos Velasco. Psicólogo por la Universidad Complutense, Madrid. Autor del libro “Las Enseñanzas del Caballero de la Armadura Oxidada” 15ª edición, Obelisco.

Hortelano desde pequeño. Labrador de huertos interiores y bruñidor de almas. Más de 30 años investigando la respiración. Oficial Radiotelegrafista de la Marina Mercante de 1ª Clase. Web psicoterapiarespiratoria.com

La reflexión sobre las metáforas que encontramos en el huerto, tanto en la naturaleza exterior como en nuestra naturaleza interior, es profunda. Nos conectamos con las fuerzas fundamentales que nos constituyen: somos cuerpo, agua, tierra, fuego y aire. Observar cómo estas metáforas se manifiestan en nuestro entorno nos invita a considerar nuestra relación con la tierra, a fluir con la corriente del agua que nos envuelve, y nos anima el espíritu y la inspión. El aire que nos circunda nos recuerda que tenemos que ser habitados amablemente por él y nos alimenta con la energía contenida en el aire, prana. Todo en la huerta nos invita a de-codificar las señales que emiten y, que son señales de de la Fuente y dialogan con nosotros, siendo lecciones en la vida cotidiana.


La tarea en la huerta nos permite comprender cómo debe estar el cuerpo, la respiración y la consciencia (mindful-ness) en la vida cotidiana, es un trampolín para después del encuentro.


El huerto nos desvela muchos secretos.

Reconocer y desvelar los signos en la huerta y su interpretación y nos sirva para la vida cotidiana son las múltiples metáforas que ofrece el huerto, pues nuestra constitución física viene de ella, y, por tanto, será devuelto a la tierra , este envoltorio mortal de la esenci


El cuerpo en su plasticidad, ergonomía, biotensegridad, postura noble y biodinámica de la marcha durante el tiempo de la huerta. El cuerpo ha de volver a su forma natural y funcionar en plenitud de movimientos, de fuerza, coordinación y propósito, la consciencia en la respiración, postura y andar correctamente, además, de la consciencia en la respiracion y habitar el cuerpo en la vida totidiana, en este caso, en la huerta.

El tiempo en algunas actividades de la huerta, nos permitirá conocer el cuerpo, su postura, movimiento y estado vital, y energético, la intención es recobrar el cuerpo y habitarlo. La experiencia en la huerta nos servirá para la vida cotidiana. Al final de la tarea, se integraran las experiencias vividas, las del cuerpo, la respiración y tareas en la huerta

(La huerta notará que se ha hecho labor en ella)




Todo lo que hay dentro de nuestra piel y la misma piel procede de la naturaleza, pues somos mineral, vegetal, animal y, también además, somos de naturaleza luninosa . También somos agua, tierra, aire y fuego; y en nosotros se manifiestan la cualidad de cálido, húmedo, frío y seco. También los temperamentos: colérico, sanguíneo, flemático y melancólico. Si estos kilos de nuestro cuerpo que transportamos todos los días proceden de la naturaleza, entonces, ¿por qué no escuchar la llamada de la naturaleza y retomar el espíritu de la naturaleza?.


Algel, malak MIKAEL.

¿Cuál es el espíritu de la naturaleza? En la mitología griega al dios de la naturaleza se le llamaba Pan, Fauno entre los romanos. En realidad, esta energía que crea y recrea la naturaleza por mandato de la Fuente, en algunas tradiciones se le llama Arcángel Miguel, (Mikael), haciendo todo lo que le ordena la Fuente. Este ángel tiene a su cargo miríadas de ángeles o fuerzas formativas de la existencia, como las llama Rudolf Steiner, encargados de hacer todo en la naturaleza: la clorofila en las plantas, inductora de la fotosíntesis para que toda planta pueda absorber energía a partir de la luz, etc. Es más acertado llamar ángel a esta fuerza formativa de la existencia que llamarle dios, o mito. Ángel significa mensajero de la Fuente,


El origen de la naturaleza. Todo en la creación está hecho con el Bendito Aliento, el Gran Prana. Toda la creación se está renovándose, reconfigurando a cada instante a través de los múltiples alientos o pranas, energía vital del Aliento Misericordioso.

La lejanía de la naturaleza y de nuestra naturaleza interior. Hay un gran abismo en la actualidad entre el ser humano y la naturaleza. También hay una gran barrera de separación en el ser humano entre el ego y su esencia. Vivir el instante, darse cuenta en cada momento, la conciencia despierta Hay que despertar del sueño de lo ilusorio. Despertar en la conciencia y contemplar el huerto, la naturaleza, la creación, desde lo más próximo al centro de la conciencia de cada uno La relación que establecemos con la naturaleza va más allá del simple mirar y observar. Es contemplar desde el ojo del corazón las cosas, o lo que es igual, contemplar la creación desde la conciencia del ser, desde la mismidad. Entonces, la relación con la naturaleza es más profunda, directa y real. Es bueno empezar a escuchar los sonidos internos de uno mismo, luego, se agudizará el oído más allá del oído físico, es entrar en el océano de la intuición. Es propicio salir del mundo ilusorio y adentrarse en la realidad de los diferentes mundos de la naturaleza.



Burbuja athanor Athanor es un horno alquímico usado para transmitir calor a la digestión alquímica a una temperatura constante y uniforme. En alquimia era el vehículo a través del cual se transmutaban los metales no nobles como el plomo en materiales preciosos. El encuentro, el huerto es un athanor en donde se cuecen a fuego lento las cosas y se destilan los asuntos. El fuego quema las impurezas emergiendo lo sustancialmente importante en la persona, rescatando la joya que habita entre los fermentos y las zarzas.Reconciliémonos con la naturaleza exterior y con los diferentes modos de nuestra naturaleza interior. Cultivar el huerto exterior y tu huerto interior. Preparar la tierra, sazonarla, orearla y alimentarla. La siembra, la plantación y sus laboreos. Cultivar nuestro cuerpo físico con ejercicios apropiados, postura correcta, laboreo oportuno y cuerpo-huerto sazonado. Orearlo de las plagas y cultivar el huerto, la tierra, las plantas. Cuidar nuestro cuerpo con ejercicio, labrarlo oportunamente como el huerto y sazonarlo, orearlo y ponerlo todo a punto.


La semilla. Toda planta está en potencia en una semilla-forma. Esta semilla en la oscuridad bajo la tierra húmeda y cálida, germina y enraíza sólidamente y, una vez descendida su raíz a lo profundo y bien afianzada en suelo fértil, surge a la superficie ascendiendo y rompiendo el interespacio de la corteza para ascender a la luz del cielo. Nuestra semilla interior, el diamante, la esencia, el Yo verdadero. Enraizamos en las generaciones anteriores, pues de ellas heredamos una cultura no totalmente saludable. Lo importante es lograr una configuración apropiada y exitosa. Esa semilla tiene que enraizar bien y ascender hendiendo la corteza-armadura del ego-tierra para que el ser sea alumbrado y ascender a las sagradas glorias de las alturas. Somos semillas que tienen que desarrollar todo su potencial y fructificar llegando a la felicidad.

La semilla tiene que ser enterrada en la oscuridad, en humedad y calor para que pueda germinar. En turba saludable, no tóxica, ni tampoco entre zarzas. No nace la semilla que no es enterrada, pues tiene que desaparecer de la mirada. Si la semilla se entierra, los pájaros no se la comerán. Así mismo, uno tiene que enterrar su importancia personal en la tierra de la insignificancia, de la sencillez y la honestidad, pues es ahí en donde la semilla germinará en la oscuridad de la noche oscura del alma. Si la semilla se entierra en la tierra de la prepotencia, de la soberbia y en la importancia del ego, la semilla no nacerá. Hay que enterrar la semilla en suelo fértil, Así, en las buenas condiciones de sembrado, la semilla humedecida empieza a germinar, hecha raíz, mientras que la cáscara de la semilla se va pudriendo por los fermentos, siendo estos alimento para la planta. La semilla se metamorfosea en planta. Al final, la semilla desaparece emergiendo la planta. La esencia emerge resplandeciente. El terreno del huerto, calidad del terreno, etc. Yo cuerpo-terreno. Las distintas partes de mi cuerpo y su buen cultivo, la postura. Trabajar el huerto interior del ser y el huerto-cuerpo.


La corteza, el interespacio entre la tierra y el cielo, Oscuridad-luz lo profundo-superficie. Nuestra vida entre la tierra y el cielo, enraizar en la tierra para contemplar el cielo. Traer el cielo a la tierra. Ir más allá del ego, lo transpersonal. Sobrepasar barreras, dificultades, velos, armaduras, cortezas, capas, bunkers, etc.


El enraizamiento. La semilla, al germinar, enraíza en lo

profundo buscando sostén, nutrientes y agua. Nosotros enraizamos en la genealogía y, también, la psicogenealogía de los padres,

abuelos, enraizamos en el aprendizaje, la cultura, la educación. Este enraizamiento puede tener parte de toxicidad y parte saludable. Tenemos que asentarnos en nuestro territorio del Yo verdadero, tomar nutrientes saludables y huir de lo tóxico. Cuidar este cuerpo-hardware y una buena configuración de nuestro software, saber ser. Bien enraizados podremos soportar las tormentas de la vida, los fuegos del ego, los arrancamientos de nuestro proyecto vital existencial. Enraizar, ascender, florecer, fructificar y volver a la semilla-esencia y a la Gran Semilla.

Enraizamos en las generaciones anteriores, aunque de ellas heredamos una cultura no totalmente saludable. Lo importante es lograr una configuración apropiada y exitosa.


Verticalidad Por debajo de la corteza de la tierra, la planta se verticaliza y se extiende. Nosotros somos formas geométricas, una verticalidad entre tierra y cielo y la tierra, miramos el cielo desde una raíz afianzada en una configuración saludable y nutricia

Abonos naturales para el huerto porque las plantas serán nuestro aporte. Nutrir nuestro huerto interior con buenos nutrientes-abonos, pensamientos y acciones saludables para que nuestra esencia se abra por sobre la maleza oscura y del estercolero nazcan flores. Nutrir también nuestro cuerpo de alimentos saludables para que se regenere.



Riego justo del huerto Según su necesidad, lo que pidan las plantas. Hay que dar al cuerpo el líquido necesario. Así mismo, agua del conocimiento. En busca de la fuente-origen de uno. En busca de la Fuente.




"Bichos”. Las plagas que atacan a las plantas cultivadas. También la invasión de plantas “malas” que "matan" a las buenas. Rescatar las plantas cultivadas para que el huerto resplandezca. Así, nosotros somos pasto de los rasgos negativos de la personalidad, de los “bichos”, dragones que nos queman la vida. Tendremos que reconocer nuestros dragones interiores y reducirlos a nuestro servicio, de este modo las facetas de nuestro diamante interior resplandecerán.


La búsqueda del placer Toda semilla espera germinar, enraizar y crecer, buscando la luz, expandirse y entregarse. Nosotros estamos guiados por el principio de placer, la satisfacción, el éxito, la felicidad, la buenaventura, esos son los frutos del esfuerzo en busca de la Luz


Tiempo de recolección Todo llega a su climax, todo nace y muere entregando su fruto. Nosotros tenemos nuestro tiempo de recolección, especialmente envejecer con sabiduría cuando nos llegue es


"Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina, tu alimento" (Hipócrates) Los alimentos y el cómo prepararlos no deben ser tóxicos para el organismo, si no restauradores y revitalizadles. En el taller cuidamos la alimentación y algunos de los vegetales y frutas vienen de la propia huerta. La huerta nos alimenta y nos da sabiduría por trabajar en ella.



El espíritu de grupo (suhbah), tiempo de compartir, uno para todos y todos para uno. Todo en el huerto está en conexión, interrelacionado e interpenetrado. Todo en la creación tiene correspondencias. Nosotros estamos anclados en una cosmovisión óptima del mundo: el ser humano, la creación y el Creador de los Mundos. Es bueno compartir los frutos de la huerta exterior y los de la huerta interior. La generosidad es una gran virtud.

Leer los signos en la creación en la huerta. Todo lo que contemples en la naturaleza está signado, por lo tanto, decodificar los signos es nuestra función primordial para conocer la Realidad. Leer los signos del cuerpo, del ego y las trazas o huellas de la esencia.



El mulching-acolchamiento-protección sobre el terreno de las plantas para que conserven la humedad, no abunden las malas hierbas y den humus por descomposición de la materia orgánica, comida por las vermes, lombrices, no dará humus para fertilizar. También necesitamos protección para nuestro cuerpo con respecto a ropa para la conservación de la temperatura, humedad, justa, el cuidado de nuestra piel. El reciclado de la ropa, etc. También protegernos de los avatares de la vida y no morir en el intento.


Cultivar un bancal profundo, crear espacios apropiados para nuestro éxito y deleite.


Compost. Aprovechamiento de nuestros residuos, el reciclado, el manejo con la economía, el dinero Tener suficiente discernimiento para encontrar recursos y sabiduría en todo momento.





El paso del tiempo De cómo se observa en la naturaleza el paso del tiempo. Las plantas necesitan agua, de lo contrario, se ponen lacias y mueren. El otoño es la antesala del invierno, etc. Vivenciar los diferentes ritmos en el ser humano, tales como el ritmo circadiano, ritmo biológico de 24 horas, Vivir conscientemente en el presente y en conciencia expandida.

La luz No se puede absorber energía si falta luz del sol. Toda planta necesita luz para su función clorofílica y energía a partir de la luz. Nosotros necesitamos también el sol, astro rey, Apolo, el señor de nuestro sistema planetario. Así mismo, necesitamos la Luz del Señor de la Creación, para alumbrar nuestra semilla interior



El ciclo de la vida-muerte En la huerta podemos contemplar de cómo la vida y la muerte se suceden en cada instante. Lo germinativo y el alumbramiento de la semilla, crecimiento, fructificación y muerte-descomposición. De la tierra venimos y a la tierra volveremos. Aceptar la muerte es dar un salto más en la satisfacción por la vida y morir en paz. Oxigenación y dióxido de carbono. CO2. Todo en la creación respira, como la planta y la tierra bien oxigenada. Nosotros necesitamos el oxígeno imprescindible en nuestra existencia, para quemar la glucosa y nos dé energía. Nuestra respiración suele ser algo deficiente, pero hay similitudes del árbol bronquial y el árbol con su tronco, raíces, ramas y hojas Un cuerpo bien oxigenado es de naturaleza alcalina, con menos posibilidad de enfermar.

Clima y carácter Todo vegetal se ajusta al clima en que vive, o sobrevive porque el clima es apropiado para ese vegetal. Nosotros también compartimos con la naturaleza el temperamento de las cualidades de cálido, húmedo, frío y seco. Pues hay correspondencias con el carácter y el cuerpo.

Los reinos mineral, vegetal, animal y angélico. Los cuatro elementos tierra, agua, fuego y aire. Todos esos reinos están en nosotros. Al poner nuestros pies en un huerto comprendemos la dimensión que ello supone, de la tierra venimos y a la tierra volveremos. Fidelidad El hortelano fiel cuida el huerto por el huerto en sí, y esto es virtud. El hortelano de falsa virtud es aquel que cuida su huerto para que los demás vean el huerto cuidado que tiene, no lo hace por el huerto en sí, ni de corazón, lo hace desde el ego, para su ego y, posiblemente, para el ego de los demás.



LINKS de interés

VÍDEOS







1215 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page